Día del Pilar

Y un año más el día del Pilar llegó, un día marcado sobre todo por los sentimientos, un día siempre especial, pero que este año ha marcado un nuevo punto de inflexión…

Hoy tras casi cuatro años de ausencia hemos decidido que ya era momento de volver a hacer esa tradicicional visita a La Virgen del Pilar de Zaragoza… así que cuando el sol todavía estaba pensando que se tenía que levantar, nosotros ya estábamos preparados para cumplir con ese tan entrañable rito maño…

Y después de hacer el recorrido en tiempo récord (no nos vamos a quejar porque nos hicieran ir deprisa, porque al medio día iban con dos horas de retraso sobre la hora prevista…), ha tocado la odisea de todos los años al a hora de cumplir con la segunda tradición, no en importancia, pero sí en el orden.

Pero no pasa nada, después de casi una hora dando tumbos por las calles zaragozanas, hemos encontrado un lugar donde nos dieran de desayunar/almorzar a la casi veintena de personas que íbamos juntos…

Aunque esperemos que el año que viene no tengamos esa necesidad de ir dando vueltas porque según se ha acordado iremos pertrechados con alforjas y viandas… Espero que el amigo Jesús no nos haga sufrir con ese vino cosechero de 25º