Hace ya unos meses hablaba en este post sobre el pago de software por utilización en lugar de por licencia, lo que en la práctica viene a traducirse en te descargas el software con tu cuenta de usuario desde nuestra tienda frente a esta es la clave de tu producto que tienes que validar cuando lo instales.

En ambos casos el fabricante de software puede controlar en que dispositivos ha instalado un usuario su programa y que terminales están autorizados para ejecutarlo.

La principal diferencia, y ahí es donde reside el problema es que de las dos opciones de licenciamiento de un software sólo una suele permitir la desactivación cuando se desinstala...

Está muy bien que nos vendan un software y que nos den dos códigos de activación, o lo que se suele denominar como dos asientos.
Somos tan buenos que te dejamos instalar nuestro software en dos ordenadores, por el precio de una licencia.

¿Pero qué pasa cuando nuestro equipo ha de visitar al servicio técnico, o cuando hacemos una actualización mayor de nuestro sistema operativo?

Lo que entonces pasa, es que el usuario se encuentra que el software que tenía licenciado a veces le dice que se ha desactivado, y como nuestro usuario es legal se dice, no hay problema, tengo mi código de licencia, sólo he de activarlo

ERROR!

La licencia que intenta validar ya ha sido utilizada...

Entonces vienen los quebraderos de cabeza, los mails a soporte, las búsquedas en los foros, y es en ese triste momento cuando te das cuenta de que es más fácil instalar un software ilegal que solucionar una incidencia con las licencias.

Claro que hay honrosas excepciones, como la empresa Camera Bits que produce el software Photo Mechanic, que no sólo me devolvió la activación que se había perdido, sino que me regaló una nueva por las molestias...

Será que las compañías nos tienen ahora mal acostumbrados con las tiendas de aplicaciones que nos permiten pagar una vez e instalar en tantos dispositivos como queramos, igual será que alguien se ha dado cuenta de que sale más rentable vender software con un menor margen y mayor satisfacción que hacerlo con grandes cuantías para compensar lo que nos roban los usuarios que piratean.

Personalmente me parece estupendo este cambio de tendencia, y cada vez que puedo compro software en la appstore de apple, no me importa pagar por lo que necesito si el precio es acorde al producto, además me da la tranquilidad de saber que si mi ordenador (murphy no lo quiera) fallece, sólo tendré que autentificarme y ver cómo mis aplicaciones se vuelven a instalar....