Todo llega

Y al final cuando cae la noche y aparecen las estrellas te vas a la cama con la satisfacción del deber cumplido, sabiendo que has hecho todo lo que estaba en tu mano para que las cosas saliesen bien.

Con la conciencia tranquila por haber hobrado con rectitud, sabiendo que no es una recompensa tangible lo que te espera al final, sabiendo que esa cara de ilusión y de felicidad es toda la recompensa que esperas, aunque alguno no lo lleguen a entender nunca, no es el deseo material lo que mueve el mundo, son las pasiones las que hacen que las cosas sean como son.

No es malo apasionarse con algo, lo malo es apasionarse con el algo equivocado…