El verano ya ha pasado y seguramente todos habremos pasado por alguna carretera, unos al volante, otros de pasajeros, pero lo que está claro es que si nos hemos fijado en los vehículos que circulan por la carretera nos habremos dado cuenta del dispar uso que se hace de una herramienta vital... los intermitentes.

Un simple gesto, empujar la palanca hacia arriba o hacia abajo, y todos los conductores alrededor sabrán qué vamos a hacer, si vamos a girar, a cambiar de carril o a estacionar, y podrán obrar en consecuencia, aunque para que todo vaya sin sorpresas, sin sobresaltos tendremos que accionar esta palanca y unos segundos antes de efectuar la maniobra, con tiempo suficiente para que el resto de los usuarios de la vía se percaten de nuestras intenciones.

Maniobras que hay que señalizar siempre

Cuando circulamos por una rotonda, debemos señalizar que vamos a salir (y ponernos en el carril adecuado, pero esa es otra guerra), para que tanto el vehículo que circula detrás nuestro, como el que está esperando para entrar, estén preparados para seguir su marcha.

También deben señalizarse las incorporaciones a la circulación, ya sea cuando des-aparquemos, o cuando nos incorporemos a una  vía desde otra, siempre que las condiciones del tráfico nos permitan hacerlo, y respetando las señales que nos encontremos, como el típico ceda el paso en una incorporación que nos solemos pasar por el arco del triunfo.

Giros y cambios de sentido

Hay otras dos maniobras en las que, por nuestra seguridad, y por la de los demás usuarios debemos utilizar los intermitentes, los giros y los cambios de sentido. Activar el intermitente debe ser lo primero en estas maniobras, siempre antes de reducir la velocidad. Hacerlo al revés –freno primero e indicador después– solo sirve para ‘dar el susto’ al de atrás con un frenazo e impedirle mantener las distancias.

Aiba de ahí que voy

Y una última cosa que se nos pasa, el poner los intermitentes lo que hace e emitir una ‘declaración de intenciones’, avisamos de que vamos a hacer algo, pero no, NO da la prioridad, no podemos poner los intermitentes y ejecutar la maniobra, podremos hacerlo si el tráfico nos lo permite, si es seguro hacerlo.

Solo en un caso nos encontraremos con que tenemos prioridad para hacer una maniobra, cuando dos conductores quieren adelantar al mismo tiempo y el de atrás no ha iniciado la maniobra.

El tamaño no importa

Y no me refiero al tamaño de tus intermitentes, ni al de tus... me refiero al tamaño de tu vehículo, por llevar un vehículo grande no tienes prioridad a la hora de realizar una maniobra en la carretera, no vale salir y esperar que se aparten, o frenen los vehículos que circulaban por el carril al que te incorporas, porque claro que frenarán, nadie quiere chocarse voluntariamente contra otro vehículo (o eso espero...)

Y es que hay mucho suicida suelto por las calzadas, que no solo ponen en peligro sus vidas, ponen en peligro las vidas de los que circulamos a su alrededor, olvidando lo que hace años estudiaron para sacarse el carnet.
Aunque quizá ese sea uno de los problemas, la falta de reciclaje que nos lleva a cometer errores por hábito o por desconocimiento de los cambios en las normativas, como le pasó a esta persona...

En fin, espero que hayáis podido disfrutar de vuestras vacaciones y estéis ya de vuelta, y si aún no habéis tomado el camino de regreso a casa... tened cuidado en la carretera.