Me levanté el sábado más temprano de lo habitual a pesar de ser festivo tenía que madrugar, y el madrugón era por una buena causa, tenía una cita fotográfica.

A pesar de haberla apuntado en la agenda hacía tiempo no me había percatado de lo peculiar de la fecha, por estos días en el año 2005 me junté con otros locos de la fotografía en lo que se denominó ***1er encuentro de Fotobloguers 'Serranos'***, un ecuentro que recuerdo con cariño y en el que conocí a David Lladó (imatges.net), Marta Pereyra (fijaciones.org), Alfonso Bernal (reflectingmyself.com, Carlos Cazurro (cazurro.com, Clea + Leo (enlarecamara.com + leogeo.com, Fran Simo (just pictures) Marcelo Aurelio (nocturama), Guillermo (desenfocado), Fernando (Perdido en la ciudad) y a Gabriel Viso (Bitácora de maquinaciones), todos ellos grandes fotógrafos que cambiaron mi relación con la fotografía...

Con este pensamiento en la cabeza me encaminé al encuentro de estos nuevos compañeros fujistas, con los que iba a pasar la jornada.
La estación de Zaragoza, el lugar de encuentro
El primero con el que me encontré fue con el organizador y anfitrión, ***Javier García Viajes en el objetivo***, poco después nos juntamos con Rafael García que estaba recién llegado de Madrid y con Oscar Arranz y su pareja que habían llegado el día anterior.

Sólo nos faltaba ***Jon Diez***, responsable de fujistas que además nos traía unos juguetitos que desde Fujifilm España le habían mandado para que manoseásemos.

Poco después llegó la delegación catalana compuesta por ***Juan Carlos (dragamon)***, su pareja (soy un desastre mira que hablé con ella en la comida pero no recuerdo el nombre...), el señor de los selfies grupales Adrián (lerkrel) y ***Concepción (Coco)***.
Una vez desayunados nos ponemos en marcha
Una vez que estuvimos todos desayunados pusimos rumbo a la exposición de Virgilio uveñe que nos dejó más que sorprendidos, no sólo por la calidad de la obra expuesta, sino por el trabajo que se tomó en la ambientación de las dos salas dedicadas a la exposición.
Vista parcial de una de las salas de la exposición
Allí tuve la agradable sorpresa de encontrarme con una conocida, a la que hacía años que no veía en persona, ***Ana V. (Anvica)***.

EL grupo atento a las explicaciones de Virgilio

Una vez que visitamos la exposicón de Virgilio comenzó la cacería por el centro de la ciudad mientras Javier hacía de cicerone hasta la hora de la comida que tuvo lugar en ***El Molino de San Lazaro***.
Esperando a la comida
Foto de grupo durante la comida
De lo que pasara desde entonces hasta las despedidas ya no puedo contar nada, puesto que me ausenté una vez acabamos de comer, lo que si puedo hacer es dejaros con estas fotografías del día...

Espero que os gusten.