Puedo decir, sin temor a equivocarme, que soy un usuario paciente, un usuario comprensible, que suelo ponerme en el papel del proveedor de servicios que me atiende y entiendo que a veces los servicios no se pueden prestar como se desearía.

Sin ir más lejos hace unos meses me quejaba de un fabricante de teléfonos y de una gran superficie, y a los días daba la resolución de la incidencia y hablaba de la buena gestión por parte de la empresa. Tan buena fue la atención, con la verdad por delante, que sigo siendo usuario y sobre todo recomendando sus productos.

Como decía, puedo entender que a la hora de prestar un servicio, por el que yo he pagado por adelantado, pueden surgir inconvenientes externos al proveedor que hagan que no se puedan prestar estos servicios en tiempo y forma. Bueno puedo entenderlo si me lo dicen, si me mienten me encabrono y me quejo, y lo hago hasta las últimas consecuencias.

Porque por mucho que lo intente, no me cabe en la cabeza que un proveedor de servicios me mienta y diga, por ejemplo, que el paquete no ha podido ser entregado debido a la ausencia en su domicilio cuando la entrega es en horario comercial en una empresa en la que de 8 a 15 hay personal y que además cuenta con un servicio de conserjería. Lo podría dejar pasar si hubiese sido un hecho aislado, si hubiese sido la primera, o la segunda o quizá hasta la terera vez, pero cuando cada paquete que te ha de traer la empesa SEUR en viernes tiene como consecuencia una incidencia electrónica de AUSENTE como que te cabreas, sobre todo si estás esperando el contenido del paquete para seguir avanzar con tu trabajo.

Y no se qué es lo que te cabrea más en estos casos, si el que el repartidor no se haya acercado a tu oficina y haya creado la incidencia desde vaya usted a saber donde o el que llames para decir que y poco menos te traten de mentiroso por decir que sí estabas en casa esperando ese paquete.

La cuestión es que quieras o no, no nos queda otra en esta época en la que vivimos, en la que muchos hacemos la mayoría de nuestras compras por internet que depender de que un señor haga su reparto en tiempo y forma.

Este es el eslabón más débil de la cadena que se inicia cuando el usuario quiere necesita un producto y se pone a buscar y comparar precios de diferentes proveedores. Pero en muchos casos no es hasta que has realizado el pedido que te informan de quien va a ser el encargado de su reparto, en muchos casos por suerte te dejan elegir entre tres o cuatro, pero en muchos otros has de "morir al palo" del proveedor que tienen concertado. Lo que dada mi experiencia hace que me lleve a replantearme la compra si ésta ha de ser repartida por el que en mi zona es el repartidor maldito

Y conste que no tengo nada en contra de la marca, simplemente en contra de un empleado al que deben de tratar como el hijo tonto al que tódo se le perdona y obvian las quejas de los afectados por su falta de servicio. Aunque viendo cómo gestionan las incidencias, dudo mucho de que sean conscientes del problema que tienen

Para mi, como usuario o como empresa, es muy importante que cuando hay una incidencia se diga la verdad, aunque la verdad tenga que ser un ***"oye no sabemos que ha pasado, nos informamos y te damos una contestación lo antes posible"***... aunque eso se da en muy pocos casos.

Pero de cómo se deben gestionar las incidencias ya tendremos tiempo de hablar en otra ocasión...


Anotaciones:

1  Post image by Nick Diamantidis
    Imagen del post por Nick Diamantidis