Hace muchos años, demasiados diría yo, que ando dando vuetas con un ordenador. En estos años he visto aparecer y desaparecer marcas,he visto cómo se reducían los tamaños, cómo bajaban los precios, cómo volvían a subir y a bajar de nuevo, he visto cómo las torres daban paso a los ordenadores portables, luego se convirtieron en portátiles y ahora los llevamos en el bolsillo, las gafas o en nuestra muñeca.

Hemos pasado de los ordenadores de sobremesa a los wearables, de que estar conectados sea un milagro a que el milagro sea conseguir desconectar.

Pero pesea toda esta nueva tecnología no ha sido hasta que he tenido la oportundad de probar un producto de HP y microsoft que no he sentido la sensación de estar viendo algo del futuro.

Y eso que yo, que me confieso early adopter tecnológico, que he defendido los sistemas de apple para trabajar, y los de android para la movilidad, que he probado todas las platadormas comercializadas, que no me considero una persona fácilmente impresionable, al menos en el campo tecnológico, que tengo que reconocer que al ver las primeras versiones de tablets basados en windows me decepcioné, tengo que dar un paso al frente y decir que ahora los nuevos productos de microsoft están apuntando en la dirección adecuada.

Y no me refiero sólo a los Surface, en los que personalmente considero se les ha ido un poco la mano con los precios, si no que también de un producto tan básico como pueda ser una tableta de 7" como el que comercializa HP y que entregan con una versión de windows 8.1 que permite correr los programas de escritorio a los que todos estamos acostumbrados por un precio que ronda los $100.

Puede que como muchos dicen el que se trate de un equipo con tan sólo 1Gb de memoria ram sea un inconveniente para el usuario que busca llevar un todo en uno en su bolsillo, pero sinceramente creo que para el usuario medio que tiene unas necesidades básicas de navegación por internet, visionado de películas, edición de textos, lectura... es un equipo que va a cubrir sus necesidades de sobra.

Está claro que hay en el mercado tablets que permiten hacer todo esto, pero no nos olvidemos que con esta línea de producto nos encontramos con un auténtico ordenador portátil que cabe en la palma de nuestra mano y que nos permite trabajar en cualquier lugar con el mismo software que utilizaríamos en nuestro escritorio. Y esto para el usuario profesional es toda una ventaja.

Desde el punto de vista fotográfico, algo más que una afición a la que dedico parte de mi jornada, este tipo de dispositivos se convierte en lo que llevábamos esperando desde que sacaron el primer iPad, un hardware que nos permitiese ejecutar aplicaciones como PhotoMechanic de la que se esperaba hace años una versión para dispositivos móviles pero que nos han dejado esperando... y esperando...

Poder descargar nuestras tarjetas estando fuera de la oficina, con un soft que nos permite añadir toda esa información que necesitamos para catalogar nuestras imágenes, que nos permite trabajar como si estuviésemos en nuestras instalaciones mientras aprovechamos el tiempo muerto en un desplazamiento....

Y todo esto lo podemos hacer gracias al tablet HP Stream 7, que nada tiene que envidiar a sus primos de zumosol de la familia Surface.


Anotaciones:

1  Post image by Greg Shield
    Imagen del post por Greg Shield

2  Este post no está patrocinado por ninguna marca comercial, si bien en el enlace a la tienda de Amazon se incluye un código de afiliado por si alguien está interesado en la compra del producto.